miércoles, 26 de septiembre de 2012

TORMENTA SOLAR SE APROXIMA

El conocimiento oportuno

El sol, esa gigantesca bola de fuego que mantiene su forma debido a la fuerza de gravedad que la empuja hacia adentro y a su vez partículas de un estado parecido al gas cargadas de electricidad (plasma) hacen presión hacia afuera.

Nuestro astro rey está perdiendo anualmente unos 10 elevado a 20 gramos de masa estelar, a través del viento solar, es decir, partículas cargadas de electrones y protones que se escapan de su gravedad por su alta energía cinética (energía que posee debido a su movimiento), y la elevada temperatura proveniente de las capas más tenues de la atmósfera superior (corona solar).

 La velocidad de su energía, en forma de luz, demora 8 minutos y 19 segundos para alcanzar nuestro planeta.


Casi todas las formas de vida, dependen de ella. Las plantas absorben directamente la luz solar  convirtiendo  la materia inorgánica en orgánica (fotosíntesis), imprescindible para los seres vivos. Los herbívoros la absorben alimentándose de plantas y los carnívoros comiendo a los herbívoros. 

La energía solar  también determina nuestro clima.


La heliosfera, región espacial que se encuentra bajo la influencia del viento solar y su campo magnético, nos protege a su vez, de las radiaciones provenientes de materias y energías de la galaxia. Se encuentra desde el sol hasta más allá del último planeta de nuestro sistema.



Cada cierto tiempo, y desde siempre, nuestra principal estrella entra en actividad máxima, y es ahí donde podríamos sufrir una tormenta solar. Nuestro astro amarillo no tiene un campo electromagnético como la tierra, sino que inestabilidades rotacionales, cada 11 años (viento solar). Este proceso acaba con la polaridad solar, NO la polaridad terrestre. Una reacción de fusión entre dos átomos de hidrógenos en el centro del sol, se demora ese tiempo en escaparse de su fuerza de gravedad.

Una tormenta solar de gran envergadura podría paralizar redes eléctricas de las grandes ciudades. Claro que, dependiendo directamente de la calidad y eficiencia de sus infraestructuras, podría durar solo semanas, meses o incluso años en restablecerse nuevamente por completo el servicio.

 Otra de sus posibles consecuencias afectaría ondas radiales y satelitales, sistemas de navegación como equipos de posicionamiento geográfico (GPS), señales telefónicas.

Recordando  lo que aconteció en la ciudad de Quebec, Canadá, (6 millones de habitantes), el 13 de marzo de 1989. Una fuerte tormenta solar produjo un apagón de 90 segundos. La electricidad en Montreal, la segunda ciudad más poblada de Canadá, se cortó más de nueve horas, con las consecuencias en pérdidas económicas de cientos de millones de dólares.


Volviendo a insistir, que en nuestro mundo esto siempre ha ocurrido. Son eventos propios de la naturaleza.  

En 1859, los días 1 y 2 de septiembre, también por causa de una tormenta solar, las líneas telegráficas, invento que recién había comenzado a funcionar en 1843,  en los EE.UU. y el Reino Unido, sufrieron cortocircuitos provocando varios incendios. 

A partir del 28 de agosto de ese memorable año, ciudades muy lejanas de los polos, tales como Roma, Hawái, y toda la zona del Caribe, fueron testigos de una hermosa aurora boreal, fenómeno que sólo podemos apreciar en las regiones árticas.

Nuestro planeta cuenta con un escudo magnético, la magnetosfera, que nos protege de estas eyecciones solares. Esta capa magnética evita la entrada de esas partículas cargadas, los iones (protones y electrones), a nuestra atmósfera, sin embargo, algunas ingresan en los polos, interaccionando con los gases (nitrógeno, oxígeno, vapor de agua), que allí se encuentran, desprendiendo un bello espectáculo óptico en los cielos árticos y antárticos: aurora boreal y aurora austral, respectivamente.

 En esta capa también se desintegran la mayoría de los meteoritos.


La importancia que tiene este fenómeno en la actualidad, que debería estar nuevamente ocurriendo a fines de este año o a principios de 2013,  y que difiere de las anteriores, está directamente relacionado con la proliferación de información fidedigna  que está teniendo la población mundial para así no ser sorprendida por el evento en sus sistemas de comunicación y electricidad…

Leer ahora DICIEMBRE 2012