viernes, 10 de agosto de 2012

EL SISTEMA BINOMINAL EN CHILE


¿CÓMO SE LLEGÓ AL CONTROVERSIAL SISTEMA BINOMINAL?



Un análisis al sistema único de elecciones legislativas chilenas


   Ayuda memoria: Antes de la Constitución de 1925, el Senado y la Cámara de Diputados,  se disputaban la hegemonía en la conducción política de Chile, enfatizada con el triunfo del Congreso sobre el presidente José Manuel Balmaceda en 1891, ( guerra civil y su posterior suicidio).


   El presidente de entonces, debía elegir a sus secretarios ministeriales de acuerdo a las combinaciones mayoritarias del momento, sino éstos, con certeza, serían derribados por censura del Senado o la Cámara de Diputados. 


   Ambas Cámaras presionaban con las cuatro llamadas  Leyes Periódicas:

  • Aprobación anual de los gastos de la administración pública;
  • Cada 18 meses, el cobro de contribuciones;
  • Las fuerzas de mar y tierra;
  • La residencia de  los cuerpos del Ejército, a menos de diez leguas a la redonda  del lugar de funcionamiento del Congreso en Santiago.    



   Es decir, presupuesto, contribuciones y Fuerzas Armadas dependían de la mayoría parlamentaria del momento, acentuada  en el segundo período del presidente Manuel Montt (1851-1861), quien teniendo ya redactada su renuncia, se impuso  dramáticamente en Concón y Placilla.

   Tal régimen, el parlamentarismo criollo, expiró con la reforma  que impuso el presidente Arturo Alessandri Palma en la Carta Magna de 1925. Se derogaron las leyes periódicas, desapareció el Consejo de Estado, pasando al Senado sus facultades consultivas y arbitrales, y, transformándose éste de fiscalizador del Gobierno, en asesor de él, y de competidor de la Cámara de Diputados, en moderador de sus diferencias políticas, además de sustentador de la unidad nacional.

   Para ello, se afianzó el regionalismo, independiente de su población, dentro de una república unitaria. Los senadores ya no pudieron expresar, al mismo tiempo, las mayorías de la Capital, (Santiago es Chile), y las mayorías regionales.

   El Senado  pasó a ser moderador entre la presión de las mayorías políticas cambiantes y el interés permanente de la nación; del predominio centralista y las necesidades de las regiones;  de los partidos políticos y la opinión independiente; de la fiscalización y la asesoración a la nueva y poderosa República Presidencial.
Antiguo edificio del Congreso Nacional de Chile en Santiago (1920)

   Para sostener esas nuevas funciones, los presidentes: Arturo Alessandri Palma, Carlos Ibañez y Jorge Alessandri Rodríguez, pugnaron por un Senado mixto, con algunos integrantes que aportaran desinterés personal, larga experiencia pública y bajo, nulo perfil político partidista.

   Es lo que consagró, avalado por dos plebiscitos, (1988, 1989), la actual Constitución, justificando de manera especial  al controversial  sistema único de elecciones legislativas chilenas, en el que cada distrito elige a dos representantes: el Sistema Electoral Binominal. 
Congreso Nacional de Chile. Actualmente tiene su sede en Valparaíso
   A pesar de sus orígenes no democráticos, ha funcionado relativamente bien en comparación de otros países, entregando una mezcla adecuada de representatividad, gobernabilidad, y responsabilidad individual del legislador. 

Sugerimos para la reforma política, un aumento moderado en la magnitud de cada distrito, manteniendo las listas abiertas y, no haciendo el salto a un sistema mixto de miembros.